Cómo hacer un viaje largo en bus y no morir en el intento

¡Hola a tod@s! Hoy os vengo a hablar sobre cómo fue mi experiencia de viajar en bus y además un viaje largo.

Bueno, antes que nada deciros que vivo en una ciudad diferente de la que nací (si habéis leído otros post ya lo sabréis) y bueno, por motivos del examen de la oposición que tenía que hacer tuve que volver.

Siempre que he tenido que bajar a mi ciudad lo he hecho en coche, pero en esta ocasión no podía hacerlo, así que tuve que buscarme otra opción.

¿Cómo llegar en trasporte público a una dirección concreta y que no sea ni muy caro ni muy pesado? Una vez ya lo hice en tren y la verdad que, aunque sea súper cómodo, eso de tener que hacer transbordo con todas las maletas a cuestas (por mi problema de espalda) pues hizo que no tuviera una experiencia muy buena, la verdad. Así que esta vez decidí probar con el autobús, que aunque el viaje fuera más largo, una vez que guardaba las maletas, no las sacaba hasta el final del trayecto, así que decidí probar esta opción. Estuve mirando y la compañía que realizaba el trayecto era Alsa, el viaje tardaba 10 horas y media y realizaba 5 paradas. Bueno en un primer momento pensé: ¡10 horas y media! ¿Estás segura? Pero bueno al final me decidí y compré el billete.

Deciros que un viaje de 10 horas y media en bus es muy duro porque aunque haga sus paradas, éstas son de 10 minutos y la única más larga para comer, de tres cuartos de hora; el resto pues todo el viaje en la misma posición. Al ser mi primera vez en un viaje tan largo iba un poco reacia y bueno quitando lo negativo que he comentado antes, no fue tan malo…iba con aire acondicionado (a veces algo fuerte, hasta el punto de ponernos una chaqueta) y con aseo (esto era algo que me preocupaba), y en las paradas, aunque fueran cortas, aprovechaba para bajar y estirar las piernas.

Si tenéis pensado viajar en bus y un viaje largo mis recomendaciones son las siguientes: llevarse un libro, música, algo para comer y beber, alguna prenda por si el aire acondicionado está muy fuerte (si es verano no hace falta), un reposacuellos, ropa cómoda y alguna pastilla por si las moscas (en mi caso, me entró una migraña de cuidado). Es decir, todo aquello que os haga el viaje más ameno.

La experiencia no fue tan mala como esperaba aunque la próxima me pensaré si hacerlo en coche con Blablacar y así tener otra experiencia más, nunca lo he hecho y si algún@ lo habéis probado me gustaría saber vuestra opinión.

Espero haberos ayudado y si algún@ piensa viajar próximamente y tantas horas solo os puedo decir una cosa: paciencia…una vez llegas a tu ciudad y pasas tus horas de descanso, ya estás como nuev@.

¡Saludos!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *