El examen de la oposición. Llegó el día.

¡Muy buenas a tod@s! Justamente ayer me presenté a un examen de Auxiliar administrativo de la Universidad de mi ciudad. Como ya sabéis por el blog yo oposito para Tramitación y Auxilio Judicial, pero salieron estas oposiciones y no quise perder la oportunidad de presentarme ya que me serviría para tantear un poco el terreno para las mías y, además, como mucho de vosotr@s, pues estoy deseando ser funcionaria.

A lo largo de mi trayectoria académica me he presentado a muchos exámenes pero nunca a un examen de oposición y bueno, quería contaros mi experiencia por si, al igual que yo, estáis opositando y os puedo ayudar.

La convocatoria era a las 10 de la mañana, no hace falta que os diga que la noche anterior no pegué ojo, los nervios están presentes a lo largo de esa semana y en esa noche se multiplican. Yo lo que hice la noche anterior fue prepararme todo lo que tenía que llevar: DNI, bolígrafo, lápiz, goma, una botellita de agua y el reloj. Parecerá una tontería pero a la mañana siguiente, con los nervios, se os puede olvidar alguna cosilla.

Al día siguiente, me fui a la sede donde se realizaba el examen. Llegué pronto, siempre es bueno hacerlo, en mi caso, no fui con bastante tiempo porque al ser en mi ciudad conocía bastante bien la zona, sí recomiendo que si vais a otra ciudad diferente, al menos el día anterior se paséis por la sede donde se realizará el examen y de esa manera reducís un poquito los nervios.

Llegada la hora, nos dejaron pasar a la sala de examen y antes de entrar en clase, nos iban llamando y teníamos que enseñar el DNI. Una vez estábamos todos colocados, nos explicaron las instrucciones a seguir, el comienzo de la hora de examen y la hora de finalización; en mi examen no podíamos salir antes de tiempo.

Cuando te entregan el examen y le das la vuelta, los nervios automáticamente desaparecen, por lo menos a mí. En ese momento pensé: bueno ya hemos llegado hasta aquí, ahora solo queda demostrar todo lo que te has esforzado en estos meses.

Animo a todas las personas que tengan el sueño de ser funcionari@ a que siempre lo intentéis y que aunque esto sea muy duro llegará el día que se cumpla nuestro sueño. También animo a que se presentéis aunque penséis que no lo lleváis preparado o cualquier cosa, la experiencia siempre viene bien, es como un choque de realidad, sobre todo cuando es la primera vez que te presentas y te das cuenta de donde tienes que mejorar, en mi caso, aprendí a no arriesgarme tanto en los test y a acostumbrarme a la mala guasa que tienen.

Espero que mi experiencia os sirva de ayuda, mucho ánimo a todos los que, como yo, seguimos en el camino y mucha suerte a los que se tenéis que examinar.

¡Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *