Estudiar oposiciones y trabajar

estudiar oposiciones y trabajar

 

Estudiar Oposiciones y trabajar, más común de lo que crees

En este artículo hablaremos sobre algunos aspectos importantes si has decidido trabajar y opositar. Si lo tienes claro, esto te convierte en una de muchas personas que están igual que tú. No hay que victimizarse ni desconfiar de tus posibilidades, solo hay que hacer unos ajustes a tu organización y al planteamiento de tu situación personal, familiar y laboral para compatibilizar trabajo y oposición.

Consigue un hábito de estudio

Coge papel y boli y programa un horario semanal. Planifica un poco mejor tus tareas diarias, intenta tener huecos libres y ahora apunta tu horario de estudio. Desde este momento, intenta cumplir ese compromiso para conseguir la rutina que necesitas, o sea, un hábito de estudio.

Bienestar

Lo que vas a hacer es duro, lo sabes ¿no? No quiero desmotivarte, ni mucho menos, pero es más fácil que lo sepas desde el principio para que cuides tu salud mental.

No sobrecargues la máquina, tu cabeza es un pozo sin fondo de sabiduría, pero el estrés, ansiedad, los problemas y las preocupaciones son los enemigos del aprendizaje. También necesitas energía para llevar el día, así que igual de importante es el descanso. Duerme las horas que necesites y acostúmbrate a no trasnochar.

Nunca olvidaré una frase de una profesora que tuve:  << las personas no estudiamos con la cabeza, estudiamos con todo el cuerpo >>. Que razón tenía.

Es posible trabajar y opositar, pero elige oposiciones asequibles

Querer estudiar algo no significa que en el momento que lo decidas te puedas poner delante de un libro. Necesitas tiempo, materiales, planificación y motivación.

No puedo decirte cuales son las oposiciones más fáciles de aprobar, no hay una fórmula que explique como preparar una oposición trabajando, eso depende de muchas cosas. Cuando te digo que necesitas elegir oposiciones asequibles para ti, que estás trabajando, me refiero a tu tiempo disponible y a que tu propio currículum te haga competidor en la que has elegido, es decir, en España existen muchos trabajos públicos en los cuales resulta que tienes puntos en la fase de concurso. Comprueba tu titulación académica, cursos, carnés, idiomas, etc.

Tengo que hablarte de los Certificados de Profesionalidad.

El Servicio Público de Empleo Estatal, o también llamado SEPE, nos permite acreditar nuestra experiencia laboral en forma de titulación, o sea, que si tienes experiencia demostrable en tu sector, tienes posibilidades de obtener un título académico. De esta forma aumentarás tu puntuación en las fases de concurso de muchas oposiciones. No es seguro que te certifiquen la experiencia pero no pierdes nada, solo tienes que solicitarlo. Lo único que debes hacer es esperar a que se publique la convocatoria, suele ser cada año, comprobar que se ofertan certificados relacionados con tu sector profesional, reunir los requisitos y presentar la solicitud en el plazo fijado. Infórmate en el siguiente enlace: Certificados de profesionalidad.

Experiencia laboral

como preparar una oposicion trabajando

Por otro lado, existen oposiciones en las que también puntúa la experiencia laboral de interinidad. Lo que significa es que si en algún momento de tu vida has trabajado en un organismo público, ya sea por ejemplo, en bolsas de trabajo o como becario, puede que lo tengan en cuenta en muchas oposiciones.

Bolsas de trabajo

Cuando nos preguntamos qué oposiciones preparar, también es una opción presentarse a puestos de personal laboral fijo. Conozco varios cuerpos en la administración local a los que se accede mediante concurso-oposición. Suelen ofertarse menos plazas pero también hay menos competencia, y el temario suele ser más corto o más fácil.

Existen muchos tipos de oposiciones. Hay puestos en los que no se necesita examinarse, solo tienen la fase de concurso, es decir, que no tienes presentarte a un examen teórico, sino que solo valoran tu formación, experiencia laboral, cursos e incluso tu situación personal o familiar. Por ejemplo, Correos suele tener este tipo de bolsas, además de sus puestos accesibles mediante concurso-oposición, como también por ejemplo el Servicio Andaluz de Salud. Investiga un poco en tu localidad, infórmate en las Universidades, en las Oficinas de Empleo o en el propio Ayuntamiento.

Infórmate

Para resumir, antes de tirarte de cabeza a un libro que lleva años en un cajón, que lo has encontrado de casualidad y que has sentido un impulso frenético porque te has imaginado trabajando en una oficina de 8 a 15, infórmate. Si quieres de verdad trabajar y opositar tómatelo en serio y no empieces la casa por el tejado. Tu tiempo es valioso y escaso, no lo desperdicies por hacer mal los cálculos. “La base de toda buena decisión es haberse informado antes con precisión”. Sí, me acaba de salir un refrán inventado.

Te quitarás un peso de encima si te preparas para una oposición que tenga convocatorias casi o todos los años. Así tendrás la tranquilidad de que puedes volver a intentarlo y tu tiempo invertido no habrá sido en vano.

No pongas excusas, estudiar oposiciones a los 40 está a la orden del día en el 2018. A la mayoría de los puestos públicos se accede sin límite de edad, así que no hay prisa. Sin embargo tienes que ser realista, ten en cuenta que si tienes un tiempo reducido hay oposiciones que, a no ser que tengas una mente privilegiada, están fuera de tu alcance, lo siento. Echa un vistazo a los puestos de menor responsabilidad, los subgrupos de nivel c1 o c2, si lo consigues ya tendrás tiempo de ascender. Pero ojo, no siempre es más fácil acceder a los grupos más bajos, también depende de la competencia. Te toca investigar y preguntar mucho.

Habla con tu familia

compatibilizar trabajo y oposicion

Cuando tengas todo bien atado, haz a tu familia partícipe de tu oposición. Cuéntales lo que quieres hacer, la información que tienes y por qué crees que lo puedes conseguir. Eso les ayudará a respetar tu tiempo y espacio. Preparar oposiciones trabajando es muy duro para ti, pero también lo es para tus seres queridos.

En Youtube hay muchos videos de personas que han conseguido aprobar y cuentan su experiencia. Muchos coinciden en que el apoyo de su familia fue fundamental.

Estudiar Online

Si puedes permitírtelo pues mejor, es una buena forma de estudiar oposiciones trabajando.

Estudiar oposiciones a distancia hoy en día y cada vez más, es muy parecido a estudiar presencialmente. Hay academias que se adaptan al alumno, te marcan un ritmo acorde a tus posibilidades, te exigen tareas semanales y lo más importante, estás pagando. Esto quieras que no te obliga un poco más a tomártelo en serio. Como la gente que paga seis meses de gimnasio para obligarse a ir, pues lo mismo.

Lo bueno es que tienes a quien preguntarle tus dudas. Suelen tener hoy en día portales en internet muy currados con foros y la comunidad se ayuda entre sí. Esto te da mucha ventaja, porque si empiezas a formar parte de un gremio, además de que motiva mucho, acelera tu aprendizaje y estarás a la última de las novedades tanto del temario como de las convocatorias.

Excedencias

No todos tenemos esta posibilidad pero conozco algunos casos de opositores que se han asegurado la plaza así. Esto solo es recomendable cuando estás muy seguro de que puedes sacar la plaza. Si estás en una academia conocerás tu progreso y además te lo dirán tus profesores. Si resulta que en los simulacros de examen sacas muy buenas notas y cuando hablas de tu oposición empiezas a ser un poco pedante, jejeje, eso significa que estás preparada y por tanto es recomendable pedir una excedencia en tu trabajo de unos meses antes del examen. De esta manera podrás dedicarte al cien por cien a tus estudios y mejorar tus resultados. Te dejo un enlace a la página de la Seguridad Social.

Estudiar oposiciones con hijos

Aquí se añade una dificultad más. Si tienes decidido estudiar a toda costa, lo principal es que seas realista con las metas. Esto es como comparar una carrera entre un coche y un caballo, la decisión más realista del jinete será esperar a participar en la próxima carrera y presentarse con un coche, y la más ilusa sería entrenar al caballo.

Dicha esta tontería, habría que tener en cuenta la edad de tus hijos, cuantos tienes y lo más importante es si aún son muy dependientes de ti. Lógicamente son tus hijos y no vas a descuidarlos, pero ya sabes que llegados a cierta edad, según su madurez, son más independientes y no necesitarán tu mirada permanentemente.

Como hemos hablado más arriba, una charla con la familia no viene nada mal. Si tu pareja puede ayudarte lo hará, más que nada porque una oposición es un proyecto de futuro y os conviene a ambas partes, la recompensa es para toda la familia.

Pero pongámonos en el caso más difícil: Eres la única persona que está a cargo de tus hijos y entre el trabajo, la casa y los cuidados llegas a la noche con solo pestañear.

Espera a que tus hijos lleguen a una edad donde sean autosuficientes en el hogar en casi todos los aspectos. Tiene mucho que ver con lo que estén acostumbrados, pero quieres opositar así que para empezar necesitas que tus hijos se acostumbren a cumplir un horario, una educación y una independencia. Enséñales a hacer su cama, a distraerse con juguetes, a leer y hacer los deberes, a descansar e ir a la cama a una hora razonable o a ver dibujos animados. Pongamos dos horas más o menos en las que están distraídos. Los niños independientes se convierten en autodidactas con sus aficiones, eso desarrolla la creatividad y es bueno para su intelecto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *