Estudio y Deporte

¡Hola a tod@s! Hoy voy a hablaros de la importancia que ha despertado en mí el deporte en relación con los estudios.

Cuando empecéa estudiar, como toda novata, ni siquiera sabía el método de estudio que seguiría, ni los problemas que generaría en mi espalda tantas y tantas horas de estudio, en la misma posición. Todo empezó con un simple dolor postural hasta acabar con una cervicalgia y contractura de ambos trapecios, originándome dolores de cabeza tensionales continuos… Por eso mismo hoy vengo a hablaros a vosotr@s de este tema para que no os pase como a mí.

Hacer una hora de deporte al día es lo más beneficioso que podemos hacer, claro, es el típico tópico que escuchamos, pero nada más lejos de la realidad, es una realidad como un templo, aquí una sufridora de no hacerlo os lo asegura. Entre tantas idas y venidas del traumatólogo al fisio decidí finalmente incluir el deporte en mi vida y empecé a investigar sobre cuál sería el más beneficioso para mi espalda y cuello, hasta que, por casualidad, llegué hasta el Pilates.

Descubrí que es una de las mejores opciones para hacer ejercicio, ya que fortalece los músculos, mejora la respiración, el equilibrio corporal, disminuye el estrés, ayuda a prevenir lesiones, etc., todo ello realizando pocas repeticiones de los ejercicios pero controlando más los movimientos y, por tanto, siendo consciente de cada uno de ellos.

Como anécdota interesante os cuento que un día en clase la profesora nos contó el origen del Pilates y resultó que me fascinó más aún. Joseph Pilates era un niño enfermizo y asmático, esto hizo que se centrara en fortalecer el cuerpo humano, desarrollando un sistema para fortalecer la mente y el cuerpo y se enfocara sobre todo en las técnicas respiratorias, lo que le ayudó a mejorar su fuerza física. Cuando empezó la I Guerra Mundial, Joseph fue mandado a un campo de concentración, en el cual empezó a desarrollar el método Pilates para mejorar el estado de salud de otros internos. Esto lo ayudó tanto a él como a los demás a sobrevivir en ese infierno. Increíble.

Desde mi experiencia os comento que yo hago 3 horas de Pilates a la semana y mi vida ha cambiado por completo. Mis músculos de la espalda se han fortalecido y he aprendido a estirar los músculos del cuello, que tanta falta me hacía. Bendito el día que decidí apuntarme al gimnasio y probar Pilates porque a día de hoy puedo deciros que no me imagino estudiando horas y horas sin compaginarlo con estirar mi cuerpo 1 hora al día. Una de las mejores decisiones de mi vida y espero que muy pronto también de la vuestra.

¡Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *